Páginas vistas en total

viernes, 7 de enero de 2011

Comunicación y ayuntamientos en la era digital.doc Comunicación y ayuntamientos en la era digital Convergencias y desencuentros entre políticas de comunicación y políticas de sociedad de la información

Comunicación y ayuntamientos en la era digital
Convergencias y desencuentros entre políticas de comunicación
y políticas de sociedad de la información

Miquel de Moragas, Maria Corominas













Miquel de Moragas, Maria Corominas, Montserrat Bonet, Josep Àngel Guimerà,
David Domingo



SESIÓN DE TRABAJO

Observatorio de la Sociedad del Conocimiento
Comisionado de la Presidencia para la Sociedad del Conocimiento, Diputación de
Barcelona



Día: 20 de noviembre de 2002
Lugar: Parque del Conocimiento de Flor de Maig
Hora: 16.30 h


Sumario

1. Razones de fondo: importancia de Internet para la comunicación local
1.1. Internet, nueva frontera de la comunicación local. De los espacios a la red
1.2. Cambios y nuevo paradigma de la comunicación
1.3. El éxito de la comunicación no depende de la tecnología, sino de la iniciativa ocial
1.4. La Internet global requiere contenidos y actividades locales en red
1.5. ¿Una sola web o muchas webs locales?

2. Los medios de comunicación municipales. Situación actual y prospectiva
2.1. El papel del sector público
2.2. La importancia de las políticas de comunicación
2.3. Los medios públicos locales
2.3.1. La prensa local y comarcal
2.3.2. Las radios municipales
2.3.3. Las televisiones públicas locales
2.4. Las televisiones locales e Internet
2.5. Todavía existen pocos medios públicos locales
2.6. Avances en la coordinación vertical, limitadas convergencias horizontales

3. Los ayuntamientos catalanes y las TIC: ¿gestión o nuevo espacio de comunicación?
3.1. Los ayuntamientos y las TIC: rápido desarrollo
3.2. Webs de la Administración catalana entre las mejores de España
3.3. Administración Abierta de Cataluña. Del primer consenso a las dificultades de
aplicación
3.4. La relación (pendiente) entre la e-Administración y la comunicación local
3.5. Debate municipalista y referencias tangenciales a los medios de comunicación
3.6. Democracia electrónica. Nuevas formas de creación de opinión y de participación

4. Los webs municipales
4.1. ¿Ayuntamientos con web o webs con ayuntamiento?
4.2. El web municipal como medio de comunicación de masas
4.3. ¿Webs municipales o portales ciudadanos?
5. Algunas conclusiones












1. Razones de fondo: importancia de Internet para la comunicación local1

Una organización no gubernamental dedicada a la cooperación en materia de Internet2 nicia su página web con la siguiente cita de Noam Chomsky: «Si no hacemos nada, Internet y el cable estarán monopolizados dentro de diez o quince años por las megacorporaciones empresariales. La gente no sabe que tiene en sus manos la posibilidad de disponer de estos instrumentos tecnológicos, en lugar de dejarlos a las grandes compañías. No obstante, para ello es necesario que exista coordinación entre los grupos que se oponen a esta monopolización, y utilizar la tecnología con creatividad, inteligencia e iniciativa para promocionar, por ejemplo, la educación».

En la nueva «era de la información», en la que cada día hay más concentración y más convergencia industrial, debemos seguir dirigiendo nuestra mirada intelectual y nuestro interés político hacia la comunicación local y la descentralización como una de las garantías del pluralismo y, por lo tanto, de la propia democracia.

Afortunadamente, el ámbito local es hoy el escenario de un extraordinario dinamismo de comunicación de proximidad. Pero este dinamismo parece ser que se desarrolla en dos direcciones que no siempre consiguen encontrar los puntos de confluencia, o las sinergias, entre sí: la del desarrollo del uso social de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) (incluida la nueva Administración) y la de los medios de comunicación locales (prensa, radio y televisión).

Este ensayo intentará identificar las principales condiciones de estas dos direcciones y procurará apuntar algunas ideas sobre el desarrollo de unas nuevas políticas públicas de información y de comunicación, especialmente referidas al ámbito local.

1.1. Internet, nueva frontera de la comunicación local.
De los espacios a la red En la nueva sociedad de la información, los espacios de la «localización» y los espacios de la «globalización» se han convertido en espacios complementarios. En realidad, esta complementariedad tiene sus antecedentes en etapas anteriores a aquello que en la actualidad denominamos sociedad de la información. Ya en los años setenta y ochenta (en la era broadcasting), el desarrollo de las telecomunicaciones apuntaba en esta misma dirección.3 Los «espacios de comunicación» (fundamentalmente nacionales y estatales) creados por la transmisión vía éter se vieron ampliados con las primeras implantaciones

1 Una primera elaboración de estas ideas se puede encontrar en Miquel de Moragas; David Domingo; Bernat López (2001): «Internet and Local Communications: First Experiences in Catalonia», Nicholas Jankowski (ed.): Community Media in the Information Age. Cresskill: Hampton Press.
2 NODO50: <http://www.nodo50.ix.apc.org>
3 Nicholas Jankowski; Ole Prehn y John Stappers (1992): The People's Voice. Local radio and television in Europe. Londres: John Libbey; y Miquel de Moragas (1988): Espais de comunicació. Experiències i perspectives a Catalunya. Barcelona: Edicions 62.



«internacionalización», y aún no globalización) y vía cable (localización). Manuel Castells, siguiendo las huellas conceptuales de Mac Luhan, ha titulado su último libro La Galaxia Internet.4 Pues bien, no es que ahora dejemos «la galaxia broadcasting» por «la galaxia Internet», como tampoco dejamos en su día «la galaxia Gutenberg» por «la galaxia broadcasting»

Las diversas «galaxias de la comunicación» coexisten y abren nuevos espacios de comunicación. Ello se hace evidente en el análisis del sector de la comunicación local. «La galaxia broadcasting» facilitaba el desarrollo «territorial» de la comunicación social en grandes ámbitos: mundial, nacional, regional y local.

No obstante, las condiciones políticas y económicas acabaron imponiendo una lógica restrictiva a las posibilidades abiertas por la tecnología, y privilegiaron los espacios audiovisuales centralizados, estatales. En estas condiciones y promovidas por los propios estados, las grandes corporaciones radiotelevisivas de ámbito estatal impusieron su dominio en todos los sistemas audiovisuales europeos.

El cambio potencial de «la galaxia Internet» consiste ahora en que las posibilidades tecnológicas se amplían hasta el punto de que las políticas de los estados más centralistas no pueden impedir los procesos de globalización (mundialización), pero tampoco los procesos de descentralización (regional y local) de la comunicación en la nueva red.

A diferencia de lo que sucedió en «la era broadcasting», durante la cual las restricciones políticas a la comunicación local fueron constantes, la nueva era Internet tiene otra oportunidad para flexibilizar los rígidos espacios de comunicación y sustituirlos por la proliferación, superposición e hibridación de espacios en la red. Pero esto también dependerá de las políticas de comunicación que se apliquen.

1.2. Cambios y nuevos paradigmas de la comunicación

Los cambios en la comunicación ya no se limitan a la transformación de los espacios, sino que afectan, estructuralmente, a otras dimensiones de la comunicación: afectan al paradigma mismo de la comunicación.

Uno de estos cambios, probablemente uno de los más trascendentes, es el que determina una nueva centralidad para la comunicación: la de la producción de contenidos y, en consecuencia, el incremento de la importancia de las condiciones de acceso a la información.

Una segunda consecuencia importante de los cambios consiste en la transformación de los actores de la comunicación. En la era Internet, las instituciones sociales




4 M. Castells (2001): La Galaxia Internet. Barcelona: Plaza & Janés.


(ayuntamientos, ONG, sociedades culturales, clubes deportivos, empresas, negocios, universidades, redes ciudadanas, movimientos sociales), hasta ahora claramente diferenciadas de los medios de comunicación, se convierten, también, en «medios de comunicación».5

En este nuevo escenario, al menos teóricamente, los medios de comunicación convencionales (prensa, radio, televisión, agencias de noticias) deberían contar con algunas ventajas derivadas de su know how (saber hacer) en la producción y distribución de información. Pero esta ventaja no siempre se hace efectiva. Algunos medios de comunicación –las televisiones públicas en España y en Cataluña son un ejemplo de ello– no siempre han sabido aprovechar esta condición de ventaja y han perdido claramente el liderazgo de su incidencia en Internet. Lo mismo sucede en el caso de muchos medios de comunicación locales que no han sabido aprovechar su notoriedad para constituirse en los nuevos «mediadores» o «portales» de la comunicación en Internet.

El cambio de paradigma también significa un importante juego de oportunidades para la comunicación local. Las instituciones locales, especialmente los ayuntamientos, se pueden beneficiar ahora de esta nueva situación, porque las facilidades tecnológicas de que disponen ya no pueden ser obstaculizadas fácilmente, como hasta ahora, por decisiones políticas y administrativas centralistas.

El obstáculo principal a la descentralización de la comunicación son ahora las dificultades de muchas instituciones locales para entender estas nuevas lógicas y saber adoptar una nueva política integrada de producción de contenidos a escala local. En este nuevo contexto no tiene sentido en absoluto mantener desarticuladas las iniciativas de la política, educación, cultura, bienestar social, Administración y comunicación. La capacidad de articular estos factores constituirá, en el futuro, el eje de las políticas locales. Es decir, disponer de una política coordinada a favor de la producción de contenidos de «proximidad», que aproveche al máximo todas las sinergias que permite en la actualidad el sistema de comunicaciones.

1.3. El éxito de la comunicación no depende de la tecnología, sino de la iniciativa social

Las experiencias de comunicación local en Cataluña han puesto en evidencia6 que los cambios tecnológicos influyen en la dinamización de las experiencias locales de comunicación, pero también han demostrado que estas experiencias sólo se acaban consolidando cuando responden a factores «no comunicacionales», es decir, si son el fruto de la iniciativa de organizaciones de carácter cultural y social. Esta realidad todavía es más evidente en el caso de los proyectos locales en Internet. Ya son muchos los webs que navegan sin rumbo, perdidos por el ciberespacio, abandonados por sus creadores. Se trata de iniciativas que nacieron sin responder a otro criterio que el activismo informático,


5 Miquel de Moragas [en línea] (1998): «Internet: facilitats tecnològiques, dificultats de comunicació», en Portal de la Comunicació (Aula Oberta, Lliçons bàsiques)
http://www.portalcomunicacio.com/lecci/pdf/mdm.pdf.
6 Emili Prado y Miquel de Moragas (2002): «La televisió local a Catalunya. De les experiències comunitàries
a les estratègies de proximitat», Quaderns del CAC, septiembre 2002, Barcelona.
sin el apoyo de una organización social capaz de dar continuidad a la experiencia. En Internet, tanto o más que en el caso de los medios de comunicación, se demuestra que la supervivencia de estas iniciativas depende más de los factores de organización social que
de los factores «de comunicación».

Cabe destacar que las radios y las televisiones locales en Cataluña nacieron allí donde ya existían, previamente, actividades sociales, culturales y asociativas, y donde la administración pública ayudaba a impulsar estas iniciativas. La tecnología hacía el resto. Muy parecido en realidad a lo que ahora sucede con la implantación de Internet a escala
local.

Una visión similar es la que expresaban Antoni Farrés y Gabriel Ferrater al referirse a la Administración Abierta de Cataluña:7 «Debemos ser conscientes de que la tecnología por la tecnología no tiene sentido. Muy a menudo, utilizamos la tecnología a fin de dar una cobertura de modernidad a aquello que siempre hemos hecho y poder seguir así haciendo lo mismo [...] el objetivo no es el canal, la herramienta o el medio. El objetivo es la función».

1.4. La Internet global requiere contenidos y actividades locales en red

En la fase actual de cambios estructurales hacia la sociedad de la información y de implantación efectiva de las nuevas tecnologías de la información, el ámbito local ocupa una posición central. Y ello doblemente: en cuanto a infraestructuras y en cuanto a contenidos. Por eso las políticas locales –en el marco de la política general europea de la sociedad de la información– deben esforzarse por cubrir estos dos objetivos.

En Cataluña, por ejemplo, con la mediación de Localret (http://www.localret.es)8 se tendrán que llevar a cabo políticas más eficaces de desarrollo de la red. También desde la Administración local se han desarrollado políticas de apoyo a los contenidos y a las acciones informativas de ámbito local con una política nueva y activa «de Administración Abierta». La información local se intuye como un elemento esencial para conseguir la máxima expansión de una red (global) que debe estar conectada a los espacios locales para tener una implantación social satisfactoria.

Redes y contenidos locales no deben considerarse subsidiarios, sino necesarios para los intereses y estrategias globales de desarrollo de la sociedad de la información.

Si nos centramos ahora en las cuestiones relativas a los contenidos, debemos destacar la necesidad de una nueva política de convergencia (de articulación) entre las diversas iniciativas presentes en el sector, públicas y privadas, mediáticas y no







7 Véase el punto 3.3 para ampliar la información sobre esta iniciativa.
Antoni Farrés y Gabriel Ferrater [en línea] (2001): «L'Administració Oberta de Catalunya». Barcelona. II
Congreso de Municipios de Cataluña. <http://www.2comu.org/cat/ponencies/ponpdf/pon14.pdf>
8 Localret, Estudi de la viabilitat de l’arribada de la banda ampla municipi per municipi, Diputació de
Barcelona, octubre 2002.



mediáticas, nuevas y convencionales, para crear entre todos lo que podemos
denominar la «memoria digital de los ámbitos locales».

La expansión de Internet a escala local nace de diversas iniciativas. Si nos fijamos en la experiencia de Cataluña, podemos identificar hasta siete actores principales en este proceso:

- La Administración pública local.
- Las pequeñas empresas de servicios telemáticos.
- Las empresas que pugnan por iniciarse en el comercio electrónico.
- Los medios de comunicación.
- Las instituciones culturales.
- Los nuevos medios de comunicación en línea (tipo La Malla o Vilaweb).
- Las asociaciones cívicas y las redes ciudadanas.

1.5. ¿Una sola web o muchas webs locales?

Ante esta pluralidad de actores, y en la actual fase inicial de implantación de Internet (las primeras experiencias se remontan a 1995), surge un primer dilema entre la oportunidad de crear iniciativas individuales (cada uno su web y su portal) y la necesidad de crear proyectos coordinados y colectivos.

Conviene rechazar la idea de que las lógicas de Internet nos llevan a la creación de portales únicos para cada especialidad o temática, en perjuicio de la diversidad. Se trata, más bien, de saber combinar coordinación y diversidad, singularidad e integración, aprovechando la naturaleza permeable, asociativa de la red.

Por ejemplo, todas las universidades públicas catalanas desearán tener sus propios proyectos en Internet, pero también deberán participar en portales compartidos. En un estudio reciente sobre Internet y las farmacias, descubrimos las oportunidades de las farmacias individuales para crear proyectos de comunicación de proximidad en Internet, pero al mismo tiempo también descubrimos la necesidad que tienen de coordinarse por medio de grandes portales farmacéuticos corporativos o profesionales.9 El ejemplo podríamos aplicarlo también a las televisiones locales y, finalmente, a la Administración Abierta y a los webs de los ayuntamientos. Todas las administraciones, y todos los ayuntamientos, deberán tener su web, pero no tendría sentido hacer de estas iniciativas unidades aisladas, sino que será necesario imaginar y tender a crear una verdadera red interlocal.

Estas circunstancias son fundamentales para la comunicación local. A diferencia de las experiencias comunitarias de la era de los medios de comunicación de masas, que, a pesar
de las iniciativas de coordinación, difícilmente conseguían evitar su aislamiento, las nuevas

9 Miquel de Moragas (2001): «Atención farmacéutica y comunicación». Ponencia presentada en el II
Congreso Nacional de Atención Farmacéutica. Barcelona, 15 de noviembre de 2001.
experiencias comunitarias en la era Internet tienden a estructurarse y a trabajar en red, creando nuevas formas «de articulación cooperativa», sin perder, no obstante, su identificación con la «proximidad». Es lo que hemos denominado «portales locales» o «metalocales», que dan acceso y aglutinan información de diversas webs locales.10

2. Los medios de comunicación municipales. Situación actual y prospectiva

Los medios de comunicación local en Cataluña se encuentran en una fase de
transformación marcada por las siguientes grandes tendencias:
Protagonismo reforzado del sector privado, pero continuidad de la presencia del sector público local.
b. Refuerzo de la profesionalización pero, al mismo tiempo, mantenimiento de las «viejas» iniciativas participativas y voluntaristas.
c. Tendencia a desbordar el territorio estrictamente municipal para crear nuevas fórmulas supralocales o comarcales.
d. Incremento de los procesos de concentración y fusión de iniciativas empresariales que toman posiciones en el sector local como nuevo escenario de sus estrategias de
futuro.
e. Implantación del uso de Internet para experiencias de proximidad.

Estas tendencias son la respuesta del sector de la comunicación local a una transformación más general de la comunicación (tecnológica y económica) que favorece la multiplicación de la oferta, la segmentación de las audiencias y la tematización correspondiente de los canales.

2.1. El papel del sector público

Decíamos que una de las características del actual sistema de comunicación local es el rotagonismo reforzado del sector privado, pero también la continuidad de la presencia del sector público local. No obstante, en este nuevo contexto –nuevas tecnologías, concentración empresarial, etc.– el sector público reclama una redefinición crítica que podemos identificar en las siguientes direcciones:

a. Necesidad de redefinir las funciones específicas de los medios de comunicación de titularidad pública.
b. Necesidad de especificar las formas de colaboración y la delimitación de funciones con la iniciativa privada.
c. Necesidad de definir un modelo integrado de los distintos servicios públicos de comunicación.






10 Miquel de Moragas; David Domingo y Bernat López (2001): «Internet and Local Communications: First
Experiences in Catalonia», a N. Jankowski (ed.), Community Media in the Information Age. Cresskill:
Hampton Press.

d. Necesidad de encontrar nuevas fórmulas, más profesionales y menos partidistas, de gestión y control democrático de los medios de comunicación públicos (prensa, radio, televisión y ahora también Internet).

2.2. La importancia de las políticas de comunicación

El futuro de la comunicación local no depende estricta y únicamente de las nuevas condiciones tecnológicas y de las sinergias que se puedan derivar, sino más concretamente de las políticas de comunicación que se emprendan para adaptarse a estos cambios y aprovechar estas sinergias.

Por otro lado, las políticas de comunicación del ámbito local no son independientes de las políticas de comunicación en general. A continuación exponemos algunos ejemplos. La comunicación local en Cataluña viene condicionada por los niveles competenciales de la autonomía catalana en materia de comunicaciones. Así, hemos visto que una legislación restrictiva derivada de la falta de autonomía en materia de gestión de las redes de comunicación ha impedido la plena regulación de las televisiones locales.

Las políticas de comunicación aplicadas al sector local también han venido condicionadas por la política que se ha aplicado en el sector público de la comunicación en general. La televisión local en Cataluña se ha visto limitada por la falta de coordinación de los diversos niveles de televisiones públicas. TVE en Cataluña, por un lado, y TV3, por otro, la televisión pública autonómica –la CCRT– sin vínculos estructurales con las televisiones públicas locales, etc. La política catalana no ha sabido, o no ha querido, articular una política coherente de los diversos ámbitos del sector público de la comunicación.

La falta de una política de coordinación a largo plazo en el contexto actual de fusiones y concentraciones del sector privado deja un futuro muy problemático para el sector público de comunicación. Sería necesario cambiar estas tendencias con una nueva regulación del sector audiovisual y con una política de la sociedad de la información que incluyera el papel de los medios de comunicación.

2.3. Los medios públicos locales

Es cierto que el sector público sigue teniendo una presencia significativa en todos los ámbitos de la comunicación local en Cataluña. Pero también es cierto que esta presencia se
ve comprometida hoy ante las iniciativas de los grandes grupos de comunicación para hacerse presentes en lo que consideran un nuevo mercado estratégico. A continuación exponemos, en un breve resumen, esta situación en el caso de la prensa, la radio y la televisión.

2.3.1. La prensa local y comarcal

En cuanto a la prensa, la Administración local sigue actuando como editora de un gran número de cabeceras. En el año 2000 existían en Cataluña un número relativamente importante (118 títulos)11 de boletines de información municipal (BIM), aunque debe destacarse que más del 50 % de estos títulos corresponden al área metropolitana de Barcelona y que su periodicidad también es reducida, ya que el 37 % de estas publicaciones
son mensuales y el 30 % son de carácter trimestral o semestral.

También es importante destacar que el número de títulos ha ido decreciendo: se ha pasado
de los 134 títulos de 1998 a los 118 títulos del año 2000.



10
Esta débil presencia del sector público contrasta, o se explica, por una revitalización de lasiniciativas privadas, pero de unas iniciativas privadas que se consolidan a partir de la agrupación o coordinación. Podemos destacar dos ejemplos de este proceso: el caso de VilaWeb como periódico pancatalán que ha promovido la aparición de ediciones locales en un centenar de poblaciones; y la nueva sociedad limitada Coordinadora de Mitjans (Comit), que integra a las empresas editoras de El Punt, Segre, Regió 7, El 9 Nou, Diari d’Andorra, Diari de Balears, El 3 de Vuit y L’Hora del Garraf, y del mismo periódico electrónico VilaWeb. La unión de estos periódicos y semanarios coloca a Comit como líder de la prensa escrita en catalán y como tercer grupo editor de prensa de información general de Cataluña.12

La coordinación de iniciativas locales es la respuesta lógica a otros procesos de coordinación o concentración, como por ejemplo la aparición de grandes grupos empresariales que ofrecen información de actualidad con publicaciones gratuitas de información general o que potencian también las «subediciones» de los grandes periódicos generalistas.

2.3.2. Las radios municipales
Las tendencias anteriormente apuntadas también se manifiestan en el caso de las radios
públicas municipales.






11 Información recogida por Vicenç Rabadan, con datos obtenidos del Centre Internacional de Premsa de
Barcelona (2000): Anuari de la Informació de Catalunya 2000-2001. Barcelona: Centre Internacional de
Premsa de Barcelona.
12 Vicenç Rabadan: «La premsa local i comarcal», en Informe de la comunicació local a Catalunya 2001,
Documentos de Trabajo del Observatori de la Comunicació Local (InCom – UAB).

En el año 2001, después de más de veinte años de experiencias de radios municipales, se contabilizaban en Cataluña, según diversas fuentes, unas 200 emisoras municipales nacidas en un proceso de crecimiento continuado pero ralentizado en los últimos años. Se ha señalado que la disminución cuantitativa del ritmo de crecimiento ha ido relacionada con cambios cualitativos en dicho crecimiento, especialmente en cuanto a la reducción del peso de las emisoras de las comarcas de Barcelona (el 85,5 % de todas las emisoras en 1982, ante el 55,1 % de 1998) y a la penetración en poblaciones medianas y grandes. Barcelona, Lleida, Tarragona y Terrassa son algunos ejemplos de emisoras creadas en los municipios mayores durante la segunda mitad de los años noventa.13

No obstante, no es posible dejar de señalar la pérdida de influencia (o de presencia) de estas emisoras en el panorama mediático de Cataluña de los últimos años y como consecuencia de la ampliación de las frecuencias.

La radio local no fue la principal favorecida por el reparto de licencias de radio digital de alcance estatal con posibilidades de desconexiones regionales, y será necesario esperar a ver qué depara el futuro concurso de licencias de radio digital de ámbito local en régimen de gestión indirecta.

Las potencialidades del DAB (Digital Audio Broadcasting), especialmente en la línea de servicios añadidos, abre un interrogante sobre la forma en que esta tecnología afectará a la radio como medio de comunicación de masas tradicional.

Sin embargo, el hecho es que tendremos un espacio radiofónico local ampliamente colonizado por estrategias de concentración y de desconexión que puede perjudicar sensiblemente a las ofertas locales actuales.

Por otro lado, la crisis económica que hace tiempo que sufren muchos ayuntamientos ha afectado claramente a muchas emisoras de radio municipales. Ello ha reforzado el papel de la publicidad como vía de financiación.

Para afrontar dicha situación, las emisoras municipales han adoptado el camino de la coordinación, que ya habían experimentado unitariamente en el largo camino hacia la legalización por medio de EMUC. No obstante, ahora se buscan formas nuevas, como por ejemplo agruparse en proyectos de desconexiones temporales con COMRàdio, o en proyectos de emisiones conjuntas (como es el caso de las emisoras del Baix Ebre y el Montsià, EMUTE).

Otra respuesta de muchas emisoras locales para afrontar la competencia de las grandes corporaciones de radio ha sido la ampliación del territorio de difusión más allá de los límites territoriales del municipio. Pero ello implica, en el caso de las emisoras municipales, un cambio fundamental en sus estrategias e, incluso, en la definición de su misión. En estos


13 Maria Corominas; Mercè Díez; Laura Bergés (1999): «Vint anys de ràdios municipals», en Quaderns del
CAC, nº. 4, Barcelona, p. 52-57.

aspectos será necesario estar atentos a los posibles cambios del marco jurídico general del régimen de las emisoras de radio locales de Cataluña.

Mientras tanto –con más ventajas para el audio que para el vídeo– Internet empieza a ofrecer nuevas vías a la radio, sin licencias ni procesos administrativos de concesión.

2.3.3. Las televisiones públicas locales

En noviembre de 2001 se habían identificado (E. Prado y M. de Moragas, 2002)14 un total de 104 televisiones locales en Cataluña. Estas televisiones respondían a una tipología muy diversa (dimensión, programación, área de cobertura, volumen económico, uso de tecnologías, etc.).

Un número muy importante de estas televisiones (52) correspondían a emisoras de titularidad pública, es decir, municipales; 49 eran privadas y únicamente 3 se podían considerar de carácter mixto.

Pero la importancia del sector público en la televisión local es todavía más importante si se considera que más de la mitad de las televisiones privadas (el 56,4 %), gestionadas o impulsadas por entidades culturales sin ánimo de lucro, cuentan con subvenciones municipales.

No tenemos datos sobre el grado de colaboración entre estas emisoras de televisión municipal y los demás medios de comunicación municipales (radio y prensa), pero sí disponemos de información sobre la importancia de la cooperación que se establece entre ellas.

En el caso de la televisión se detectan los mismos retos ya señalados para los demás medios locales. Uno de estos retos, sin duda muy importante, es el que se refiere a los cambios que se están produciendo en los ámbitos de cobertura, especialmente en cuanto a la deslocalización de la cobertura estrictamente municipal.

Únicamente el 31,6 % de las actuales televisiones locales de Cataluña (E. Prado y M. De Moragas, 2002) tienen como ámbito de cobertura su ciudad de referencia, es decir, son estrictamente locales. El 31,6 % de las televisiones locales llegan a más de un municipio (supralocales), el 14 % son comarcales y el 6,6 % son supracomarcales (cuando emiten para
una comarca entera, o para más de una comarca, ya sea por vocación o por «desbordamiento hertziano»). Y el 9 %, además, son intercomarcales (pensadas para dar cobertura a dos o más comarcas).

Las televisiones públicas, municipales, son las que apuestan mayoritariamente por la producción propia de contenidos y, aún más estrictamente, por la producción de programas de proximidad

14 Emili Prado y Miquel de Moragas (2002): «La televisió local a Catalunya. De les experiències comunitàries
a les estratègies de proximitat», Quaderns del CAC, septiembre 2002, Barcelona.

También debe destacarse, y ello es importante por las sinergias que puede significar para otros medios de comunicación, que el contenido específico principal de las televisiones locales en Cataluña es la información.

Como ya hemos visto en los otros medios, las televisiones locales también buscan sobrevivir con nuevas formas de estructura asociativa. Las razones para asociarse, además de la función «defensiva» histórica, se amplían ahora con la creación de redes de distribución de contenidos y de coordinación tecnológica.

2.4. Las televisiones locales e Internet

La presencia de las televisiones locales en Internet es todavía limitada. A finales de 2002 el número de emisoras con web se calculaba entre el 30 y el 40 %. De las cuarenta y dos televisiones locales catalanas asociadas a la Red de Televisiones Locales (XTVL), veinte tienen web y veintidós no. De estas veinte, ocho se elaboran a partir de la herramienta que les facilita la propia XTVL. Las otras doce se elaboran con otros recursos y con dominios propios (como por ejemplo http://www.barcelonatv.com http://www.canal-50.com o http://www.canalset.com . Este último es un intento de una televisión pequeña de ofrecer servicios a la población a partir de sinergias con el Ayuntamiento y con la televisión. Por su parte, el Open Directory Project15 facilita el enlace con treinta y una emisoras de televisión locales, de las que buena parte son las propias de la XTVL.

No obstante, todavía existen muy pocas televisiones locales que, aprovechando su notoriedad, hayan asumido la función de liderazgo o de portal en Internet para sus audiencias. Los recursos de Internet, la interactividad por ejemplo, aún son mínimos en las webs de estas televisiones. La gran mayor parte de estas experiencias son más bien estáticas. Casi todas incluyen una presentación de la emisora (generalmente histórica) y una
información convencional sobre su programación.

También hay pocos webs de televisiones locales que actúen como portales informativos y aprovechen su producción de información. En estos casos, y por ello son relevantes, los portales citados podrían representar una oferta complementaria a los contenidos de los webs
de los ayuntamientos.

Conviene citar la experiencia en Internet de la Red de Televisiones Locales (XTVL) (http://www.xtvl.com ), una iniciativa de la Coordinadora de Televisiones Locales de Cataluña (TLC) y de la Agencia de Comunicación Local (ACL). La Red de Televisiones Locales es la consolidación del proyecto iniciado por el Circuito de Televisiones Locales en el año 2000 con la creación de una intranet para ayudar a coordinar e intercambiar producciones entre las emisoras de radio y de televisión consorciadas.






15 http://dmoz.org/World , consulta del 9 de noviembre de 2002.
Actualmente, la red, además de actuar como instrumento de coordinación y gestión de producciones y recursos de las televisiones locales, actúa como verdadero portal de las televisiones locales y como agencia de motorización de las experiencias en Internet de las televisiones locales: facilita estructuras y know how (saber hacer) para lanzar webs de televisiones locales, como en el caso de la coproducción de los webs de Televisió de Banyoles (http://www.xtvl.com/banyolestv ) y de canal Terrassa
(http://www.xtvl.com/canalterrassa/
.
Este portal (que tiene una estrecha relación con La Malla.net, portal informativo de la Diputación de Barcelona) es un buen ejemplo de las posibles sinergias que deben producirse en la comunicación local.

2.5. Todavía existen pocos medios públicos locales

Las cifras proporcionadas en los apartados anteriores (118 títulos de prensa municipal, cerca de 200 emisoras de radio, 56 emisoras públicas de televisión) podrían hacer pensar que en Cataluña los medios de comunicación públicos locales constituyen una importante y extensa realidad. Debemos relativizar esta interpretación.

Los medios de comunicación municipal afrontan numerosas dificultades de supervivencia, su número se reduce lentamente y no llegan todavía a una mínima parte del conjunto de los municipios catalanes, con comarcas absolutamente huérfanas en dichos recursos.

El cuadro siguiente, que indica el número de televisiones locales por municipio y número de habitantes, es representativo de la realidad de este alcance. Dos datos relevantes: cerca del 70 % de los municipios entre 5.000 y 20.000 habitantes no tienen ninguna televisión local; y aún más relevante: no tienen televisión local, ni pública ni privada, hasta el 50 % de los municipios entre 20.001 y 50.000 habitantes. Así pues, todavía queda mucho camino por recorrer.





Estas cifras se pueden contrastar (con todas las matizaciones que sean necesarias) con la
evolución más rápida de la implantación de los webs municipales, que, como veremos más
adelante, y en el caso de la provincia de Barcelona a finales de 2001, alcanzaba el 72 % de
los municipios.

2.6. Avances en la coordinación vertical, limitadas convergencias horizontales

De estas informaciones sobre los medios de comunicación municipal se puede sacar
una conclusión importante: los diferentes medios de comunicación (prensa, radio, televisión) han encontrado en distintas formas de coordinación, federación o consorcio una forma de sobrevivir y un recurso para contrarrestar la fuerza del proceso general de concentración de las empresas de comunicación.

Pero este proceso se ha realizado más en sentido vertical, cada medio por su cuenta, que en
sentido horizontal. Son limitados los casos de creación de grupos de comunicación multimedia (prensa, radio, televisión, Internet) de carácter local comunitario, al contrario de lo que suelen hacer los grandes grupos de comunicación, como PRISA, Grupo Godó Planeta, El Periódico, etc., que tienden cada vez más a la concentración horizontal y a estar presentes en todos los escenarios y espacios de comunicación.

Estas formas de coordinación son ahora necesarias para todos los medios, pero muy especialmente en el caso de la radio y, aún más, en el caso de la televisión, medios con unos costes de producción muy elevados
.
Pero este proceso de coordinación –hasta ahora vertical– debe ampliarse con una visión de futuro en varias direcciones y, especialmente, en la dirección de la homologación digital, o convergencia tecnológica, que debe permitir la verdadera integración multimedia en el nuevo contexto digital.

Esta digitalización es más directa en el caso de la prensa, donde ya es evidente la convergencia entre los procesos de producción y su distribución en línea, por Internet. Más difícil es el proceso de convergencia digital de la radio y, especialmente, de la televisión. Es más difícil por la limitación de las redes actuales, pero también por las dificultades estructurales que significa la adaptación de las formas de producción de estos medios a las nuevas estructuras multimedia. Éste es un fenómeno que no afecta únicamente a la televisión local, sino más ampliamente a todo el sistema televisivo, que encuentra muchas dificultades organizativas para adaptarse a su convergencia con Internet. Es el caso de TV3 y de TVE, pero no, en cambio, el de la BBC, que ha sabido crear una nueva división, BBCOn
line, y convertirse en un verdadero portal británico en Internet.

Así pues, este proceso de integración horizontal ya no se tiene que limitar a la convergencia
entre los medios de comunicación de masas, sino que debe ampliarse al conjunto de actores
de la producción de contenidos que señalábamos en el nuevo paradigma: Administración,
empresas, clubes, universidades, ONG, nuevos medios de comunicación en línea, medios
de comunicación de masas, portales, buscadores, etc.


Y en este sentido, las experiencias de coordinación todavía son más limitadas. Pero ésta es, precisamente, como veremos más adelante, la principal laguna y también el principal objetivo de las futuras políticas de comunicación en el ámbito local.

3. Los ayuntamientos catalanes y las TIC: ¿gestión o nuevo espacio de
comunicación?

El panorama del sector público de la comunicación local en Cataluña debe interpretarse ya en el nuevo marco abierto, y ampliado, por las iniciativas de la Administración local y por la nueva red de comunicaciones conectada al conjunto de las administraciones públicas (europea, española y catalana).

En los últimos años las administraciones locales catalanas han realizado un gran esfuerzo, técnico y político, para adaptarse a las nuevas condiciones de la era digital: han desarrollado infraestructuras, han ofrecido nuevos servicios, han multiplicado las iniciativas de promoción y educación (puntos de acceso a la red, cursillos de iniciación), etc.

La Diputación de Barcelona,16 por ejemplo, definía en el año 2000 los principios básicos de
su actuación en este terreno en los siguientes diez puntos:

Planificación pública de las comunicaciones.
Desarrollo y gestión (pública/privada) de las redes de canalización de las comunicaciones,
Tarjeta del ciudadano = DNI electrónico europeo.
Dirección electrónica para todo el mundo.
Acceso universal a Internet.
Formación cultural y técnica.
Fomento de las redes ciudadanas, ciudades virtuales.
Fomento de la Administración virtual.
Impulso del uso de la telemática en los ámbitos empresarial, laboral y educativo.
Impulso de la integración y la simplicidad en el tratamiento de los servicios telemáticos.

En el mes de noviembre de 2002, según datos de Localret, se habían redactado numerosos planes estratégicos o planes directores de sociedad de la información para ámbitos locales: por ejemplo, los de Badalona, Terrassa, Mataró, Sant Cugat del Vallès, Figueres, Pla de l'Estany, Lloret de Mar, Olot, La Seu d’Urgell, Manresa, Vic, Granollers, Rubí, Tortosa, Canovelles, Les Franqueses y La Roca del Vallès.





16 Para obtener información sobre todas las iniciativas realizadas por la Diputación de Barcelona en materia de
tecnologías de la información y ámbito local, véase la actividad del Comissionat de la Presidència per a la
Societat del Coneixement. <http://www.diba.es/flordemaig/html/pdc/pdc_act.htm>

El 5 de julio de 2002 se presentaba el portal CAT365 (www.cat365.net , inicialmente denominado PuntCat, de la Administración Abierta de Cataluña, un consorcio formado por la Generalitat de Catalunya y Localret con el objetivo de convertirse en una oferta unificada de todas las administraciones públicas catalanas. Este proyecto tiene pendiente la plena integración de las iniciativas de la Administración local y la solución del dilema entre una concepción de portal como «puerta de entrada unificada» o la multiplicación de accesos desde la proximidad que reclama la Administración local.

Todo este proceso, todavía en estado inicial, debe significar un cambio de horizonte que afectará en profundidad a todo el esquema de la comunicación local en Cataluña.

3.1. Los ayuntamientos y las TIC: rápido desarrollo

La Fundación Retevisión, en su informe e-ESPAÑA2001, Informe anual sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en España,17 interpreta el grado de implantación de las
tecnologías de la información en los ayuntamientos tomando en consideración tres
indicadores principales:

a. Disponibilidad de acceso a Internet.
b. Existencia de página web propia.
c. Disponibilidad de intranet o red de área local.

Según estos indicadores, los ayuntamientos se clasifican en cuatro categorías:

1. Ayuntamientos avanzados (los que cuentan con los tres indicadores).
2. Ayuntamientos en proceso (los que cuentan al menos con dos indicadores).
3. Ayuntamientos emergentes (los que cuentan únicamente con uno de los tres
indicadores).
4. Ayuntamientos excluidos (los que no cuentan con ninguno de los tres indicadores).

Según los datos de Retevisión, en el año 2001 el 72,2 % de los municipios españoles tenían web accesible, con la mayor parte de los ayuntamientos catalanes clasificables como «avanzados» (Fundación Retevisión, 2001, p. 207).

En cuanto a Cataluña, en 1999 los ayuntamientos catalanes en Internet ya representaban el
61,6 % del total.18




17 Fundación Retevisión (2001): e-ESPAÑA2001, Informe anual sobre el desarrollo de la Sociedad de la
Información en España. Madrid: Fundación Retevisión.
18 Estudis de Ciències Polítiques i Gestió Pública (1999): Els ajuntaments de Catalunya a Internet: un estudi sobre les pàgines web dels ajuntaments. Barcelona: Estudis de Ciències Polítiques i Gestió Pública, Universitat Pompeu Fabra. En el momento de cierre este texto, en noviembre de 2002, se está llevando a cabo
una nueva edición actualizada y ampliada de este estudio.




(*) El 100 % de Lleida se explica porque la Diputación de Lleida facilitaba una página web ara cada municipio, pero esto no quiere decir que cada municipio tenga, en sentido estricto, una página activa en Internet.

Según fuentes de la Diputación de Barcelona, y referidas a su ámbito, en el año 2001, 227 ayuntamientos disponían de web propia y 84 no, lo que equivalía al 72,9 % de ayuntamientos con presencia en Internet.19

Estos datos contrastan con la limitada presencia de webs en las comarcas gerundenses. Según informaciones recogidas por el Diari de Girona (7-1-2002),20 el 71 % de los municipios de Girona (158 de 221) no tenían página web a finales de 2001. Asimismo, el informe explicaba que el 18 % de los consistorios no contaban ni con dirección electrónica ni con página web.

El valor de estas cifras se tiene que relativizar porque la ausencia de web afecta prioritariamente a los municipios con menos de 1.000 habitantes (el 90 % de los cuales no dispone de página web), mientras que el 82 % de las poblaciones gerundenses con más de 5.000 habitantes sí utilizan Internet.

Según fuentes de la Generalitat,21 a mediados del año 2001 todos los ayuntamientos de Cataluña de más de 50.000 habitantes y el 80 % de los de poblaciones de 5.000 a 50.000 habitantes tenían web propia. No obstante, sólo el 35 % de los trabajadores de los ayuntamientos utilizaba el correo electrónico y el 19 % navegaba por Internet. Los ayuntamientos que ofrecían algún tipo de trámite en línea representaban el 23 %, el 38 % actualizaban la web diariamente y, en el extremo contrario, el 20 % de webs presentaban información estática.

En el año 2002 la Generalitat de Catalunya y Localret22 han enviado a todos los municipios
de Tarragona, Lleida y Girona una nueva y amplia encuesta titulada Cuestionario
unificado. Esta encuesta parte de la base del estudio elaborado por la Diputación de

19 Elaboración propia a partir de los datos disponibles en la sección «Municipis» de la web de la Diputación de Barcelona <http://www.diba.es/municipis/ajweb.asp>. Fecha de consulta: 19-01-02.
20 La publicación gerundense cita como fuente un estudio elaborado por Factoria Sinòptica SL para la Diputación de Girona.

21 STSI: Secretaria de Telecomunicacions i Societat de la Informació (2002a) [en línea]: Estadístiques de la societat de la informació. Catalunya 2001. Barcelona: Generalitat de Catalunya. ttp://dursi.gencat.es/generados/catala/societat_informacio/recurs/doc/est_si_2001.pdf ]
22 http://www.localret.es/destaquem/docs/enquesta.pdf

Barcelona en 1999,23 y que actualmente también está en proceso de actualización. Estos estudios nos proporcionarán nuevos datos y más amplios sobre el uso de Internet y, en general, de las TIC en los ayuntamientos.

3.2. Webs de la Administración catalana entre las mejores de España

Todavía estamos lejos de una cobertura universal y del uso generalizado de estas nuevas ecnologías en el conjunto de la Administración local catalana, pero contamos ya con un nivel muy avanzado de penetración con algunas experiencias pioneras que, sin duda, actuarán en el futuro como motor de impulso para nuevas experiencias.

Cabe señalar, por ejemplo, que el informe de Retevisión coloca hasta siete instituciones de Cataluña (y dos del País Valenciano) entre las diez primeras en el ranking de los denominados «top-60» de la e-Administración española:

1. Ayuntamiento de Terrassa.
2. Ayuntamiento de Rubí
3. Ayuntamiento de Barcelona.
4. Universidad Autónoma de Barcelona.
5. Ayuntamiento de Valencia.
6. Universidad de Barcelona.
7. Ayuntamiento de Avilés.
8. Diputación de Barcelona.
9. Universidad Jaume I (Castellón).
10. Ayuntamiento de Sabadell.

Según el periódico El País (11 de julio de 2002), «el cinturón industrial de Barcelona es la zona que mejor aprovecha las nuevas tecnologías», y en este ámbito «todas las ciudades tienen páginas muy completas». De las diez ciudades mejor valoradas en España, cinco son de Cataluña: 1ª, Terrassa; 2ª, Barcelona; 5ª, Sabadell; 6ª, Mataró; y 7ª, Girona.

La observación de algunas de estas webs nos permitirá avanzar algunas conclusiones sobre el desarrollo de este sector, y muy especialmente sobre el grado de integración o de colaboración entre las experiencias Internet de gestión administrativa y las experiencias, más propiamente mediáticas, de los medios de comunicación local, objeto principal de este ensayo.

3.3. Administración Abierta de Cataluña. Del primer consenso a las dificultades de
aplicación

Hacia finales de los años noventa los principales actores de la sociedad civil y de la ministración política catalana entendieron que el acceso a la sociedad de la información era un reto capital para el futuro del país. Por ello se pudo alcanzar un amplio consenso para establecer planes estratégicos de gran trascendencia para el ámbito local.

23 Diputació de Barcelona / Institut Català de Tecnologia: Estudi sobre l’inventari de l’equipament informàtic
dels ajuntaments de la província de Barcelona. Any 1999. Diputació de Barcelona, 1999.
En 1999 se hizo público el Plan Estratégico para la Sociedad de la Información en Cataluña, con una amplia participación del mundo local. En julio de 2001 el Parlamento de Cataluña consensuaba el «Pacto para la promoción y el desarrollo de la sociedad de la información en las administraciones públicas catalanas».

Estos acuerdos debían ser confirmados aquel mismo año por el II Congreso de Municipios de Cataluña24 (octubre 2001), que expresaba su apoyo a Localret como instancia unitaria surgida del municipalismo catalán, del que se declaraba «interlocutor básico» en el proceso de implantación de la Administración Abierta de Cataluña en el mundo municipal.

El pacto de julio de 2001 proponía iniciar diversas acciones destinadas a crear la nueva red de comunicaciones que debían tener una importante repercusión en el conjunto del sistema de comunicación local:

- Crear un observatorio para seguir la implantación de las tecnologías en el mundo local.
- Realizar una opción conjunta para la firma electrónica.
- Impulsar el portal de las administraciones catalanas (abierta y relacionada con la estatal y la europea).
- Crear la red pública de puntos de consulta en Internet.
Realizar un plan de choque de formación de personal de las administraciones.

Para llevar a cabo estos objetivos, en enero de 2002 se constituyó el Consorcio para la Administración Abierta Electrónica de Cataluña, integrado por la Generalitat y diversas organizaciones municipalistas.25

Con estos programas, la Administración catalana procura situarse en la órbita de las recomendaciones de la Unión Europea y aplicar los objetivos del plan de acción de la e- Europa para las distracciones públicas, definidos en la conferencia de Lisboa,26 seguidos de las recomendaciones de los planes estatales especificados en el documento INFO XXI.27

Estos programas se proponen, en primer lugar, hacer accesible a todos los ciudadanos la información de las administraciones y facilitar su correspondiente gestión de información.

24 II Congreso de Municipios de Cataluña. <http://www.2comu.org/cat/segon_con.html>
25 Constituyen el Consorcio la Generalitat de Catalunya (Departamento de Gobernación y Relaciones
Institucionales y Departamento de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información), Localret, la
Associació Catalana de Municipis, la Federació de Municipis Catalans, el Ayuntamiento de Barcelona y las
diputaciones de Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona.
26 eEurope: Una Sociedad de la Información para todos (Informe para el Consejo Europeo sobre Ocupación,
Reforma Económica y Cohesión Social. Hacia una Europa basada en la Innovación y el Conocimiento,
Lisboa, 23 y 24 de marzo de 2000). Véase http://www.europa.eu.int/comm/index_es.htm.
27 Web de INFO XXI http://www.infoxxi.es.



----------------------------------------------------------


En concreto, el pacto de julio de 2001 se refiere a la adopción de un total de veinte servicios públicos básicos (doce dirigidos a los ciudadanos y ocho para las empresas), con un plan de implantación por etapas hasta el año 2003.

Este plan incluye las siguientes actividades e informaciones:
- Gestión de impuestos.
- Búsqueda de ocupación.
- Contribuciones a la Seguridad Social.
- Gestión de documentos personales (DNI y otros).
- Registro de vehículos.
- Licencias de obras.
- Atestados y denuncias.
- Bibliotecas públicas.
- Gestión de certificados (de nacimiento y otros).
- Matriculación en currículums escolares.
- Cambios de dirección.
- Servicios relacionados con la atención sanitaria.

De esta primera lista destaca la ausencia, que se repetirá en otras instrucciones y planificaciones de programas, de la «sociedad de la información», de la comunicación y la nformación convencional, es decir, de los medios de comunicación, lo que pone de anifiesto el divorcio entre el progreso en la gestión de la información y la comunicación mediática.
El mismo pacto, cuando se refería al futuro portal de las administraciones públicas de Cataluña (ahora CAT365, www.cat365), proponía las siguientes grandes acciones:
- Acceso a la sanidad.
- Acceso a la educación y la formación.
- Acceso a la vivienda.
- Acceso al trabajo.
- Montar una empresa.
- Acceso a ayudas sociales.
- Expedición de certificados.
- Actualización de datos.
- Pagos de impuestos.
- Vehículos.
- Circulación.

En cuanto a los aspectos culturales o mediáticos, el pacto hace referencia a:
Servicios lingüísticos (información y orientación de servicios, gestión de programas de normalización lingüística, didáctica, consultoría, traducciones, etc.).
Conocer el país (información general del territorio, servicios, tiempo, tráfico, opciones culturales, espacios naturales, turismo, etc.).
Promover el aprovechamiento de las posibilidades de las TIC para favorecer el debate, la reflexión y la participación política y social de los ciudadanos de Cataluña en sus instituciones y en los asuntos públicos.


3.4. La relación (pendiente) entre la e-Administración y la comunicación local

En síntesis, todo lo explicado pone de relieve la disociación actual entre las nuevas iniciativas locales en línea y los medios de comunicación públicos locales.

Sorprende, en todo caso, que el pacto de julio de 2001 no planteara, como sí hacía Plan Estratégico de 1999, ningún puente entre las nuevas propuestas de extensión de la e- Administración y los medios de comunicación locales, públicos o privados.
Esta tendencia, u olvido, es más general. De hecho, también sorprende que el II Congreso de Municipios de Cataluña (10 de noviembre de 2001) ignorara el papel de los medios de comunicación en la actividad municipal, a pesar de la extensa tradición catalana al respecto. Analizadas las ponencias del congreso, únicamente hemos encontrado tres con referencias tangenciales a la comunicación: la de Jordi Borja y Mireia Bofill («Ciudadanos y participación»), otra de Antoni Farrés y Gabriel Ferrater («La Administración Abierta») y una tercera de Joan Subirats («Los ayuntamientos: capacidades para perfilar el futuro»).
En el primer caso se constata el problema de la desterritorialización de los referentes culturales y sociales como consecuencia de la globalización, pero también se reconoce la nueva valoración de la «proximidad» en esta misma sociedad. También se reconoce que sin «voz para todos» (un problema de los medios de comunicación de masas) no existirán garantías de participación.
En la ponencia del rector Ferrater y del ex alcalde Farrés se apunta la idea de que las TIC, la sociedad de la información, favorecerá nuevas formas de democracia (directa). No se explica, sin embargo, que esta nueva posibilidad no representa una pérdida de valor de la «opinión pública» configurada por los medios de comunicación de masas convencionales.
En todo caso, debería evitarse suponer como superada la relación entre democracia representativa y medios de comunicación de masas. Ello significaría ignorar los mecanismos y la importancia de la opinión publica, antes y con las nuevas tecnologías.
También significaría ignorar que la circulación de la información continuará recorriendo (como había anunciado Lazarsfeld en los años cincuenta) varios step flows of information.
Rector y ex alcalde señalan que las TIC facilitan la desterritorialización y que actualmente la Administración más «cercana» ya no tiene que ser, necesariamente, la que se encuentra físicamente más cerca, ya que un emisor alejado físicamente puede facilitar los mejores enlaces y las mejores conexiones. Es cierto. Pero aquí también encontramos la
complementariedad entre el valor de la proximidad física y la potencialidad de la conexión
en la red, de la misma forma que la red no ha sustituido a la comunicación interpersonal ni
a los medios de comunicación de masas.

Para los autores, «proximidad» o «lejanía» por sí mismas no significan nada. En algunos
casos se puede justificar prescindiendo de la proximidad física si las necesidades
informativas se pueden cubrir mejor con una «proximidad virtual». En muchas otras
instancias es esencial la proximidad física a fin de poder opinar, decidir o tener capacidad
de respuesta.

La ponencia de Joan Subirats incide, también indirectamente, en la importancia de los
medios de comunicación de masas, porque estos medios locales se refieren directamente a
la proximidad: «El territorio es el marco donde situar problemas, recursos e implicación
institucional y social, y aún más: se reconoce la proximidad como el gran valor de la
comunidad local y de sus instituciones de gobierno».
Y ésta es una cuestión de los medios de comunicación de masas (de la prensa, de la radio,
de la televisión) y también de los nuevos medios en línea que actúan sobre la opinión
pública.
Todavía una última observación sobre los documentos, generalmente optimistas, de «la
doctrina» sobre la sociedad de la información (europea, española y catalana). Estos
documentos, en general, destacan que las reticencias a la adopción de las TIC suelen
responder a actitudes de defensa de privilegios (lo que es muy cierto), pero, en cambio, no
indican cuáles son los privilegios que defienden los defensores de las TIC, como si estos
intereses no existieran y no se tuvieran que poner también al descubierto.
Esta perspectiva crítica también es fundamental a la hora de establecer las nuevas políticas
públicas de comunicación en la sociedad de la información.
3.5. Debate municipalista y referencias tangenciales a los medios de comunicación
Del análisis de las resoluciones del II Congreso de Municipios Catalanes28 se desprenden
cuatro principales conceptos:
- El valor de la proximidad para los ciudadanos.
- La referencia al uso, sin discriminaciones y positivamente, de las tecnologías.
- La necesidad de avanzar hacia una democracia más directa y participativa.
- El valor de la cohesión social como valor de la cultura democrática en el nuevo
siglo.
28 Documentos de trabajo y resoluciones del Congreso disponibles en la web del Congreso:
http://www.2comu.org.
24
Estos cuatro «valores» lo son «de la comunicación» y no parece posible llevarlos a cabo sin
la contribución de los medios de comunicación.
Por ello sorprende que en toda la resolución del congreso citado se halle una única
referencia a los medios de comunicación, y en el apartado de resoluciones sobre ciudadanos
y participación, donde se puede leer:
- Asegurar el acceso universal a las TIC para posibilitar la participación ciudadana y
fortalecer el tejido social.
- Multiplicar los puntos de acceso a Internet.
- Apoyar a las entidades ciudadanas.
- Promover la formación informática.
- Apoyar a las redes ciudadanas.
- Crear extranets para el sector asociativo.
- Reforzar los instrumentos de participación con las posibilidades que ofrece la red.
- Promover la búsqueda y el despliegue de proyectos experimentales (por ejemplo, el
citado consenso).
Y, finalmente:

- Apoyar a la promoción y articulación de los medios de comunicación
comunitarios.

Se puede concluir que en el debate municipalista el reclamo sobre un cambio de actitud
ante el uso de las TIC se lleva a cabo sin poner específica atención en el papel de los
medios de comunicación.
La política de la sociedad de la información deberá volverlos a descubrir si desea realizar
una nueva política global de comunicación e información.
3.6. Democracia electrónica. Nuevas formas de creación de opinión y de participación
Aunque sea muy inicialmente, la utilización de Internet por las administraciones plantea un
nuevo horizonte para los servicios públicos de información: la posibilidad de crear opinión
desde una iniciativa que no proviene de los medios de comunicación de masas.
Hasta ahora, la mayor parte de análisis y propuestas sobre la Administración en línea se han
centrado en los aspectos de gestión, de forma que se consideran «mejores webs» los que
ofrecen el máximo número de gestiones en línea. Sin menospreciar estas funcionalidades,
debería incorporarse a la evaluación de los mejores «webs» su funcionalidad estrictamente
comunicativa y social, su equilibrio en la triple función de gestión, información de
proximidad y de participación.
25
En Cataluña, en el año 2002, se ha puesto en marcha el proyecto Consensus29
(http://terrabit.ictnet.es/consensus) que agrupa a nueve ayuntamientos para desarrollar
experiencias de participación ciudadana en Internet.
Estas iniciativas concuerdan con los proyectos a largo plazo de e-Governance que impulsa
la Unión Europea y que pretenden ir más allá de la idea de ventanilla digital, para referirse
a nuevas formas de acceso, de participación y de debate en las sociedades democráticas del
futuro.30
4. Los webs municipales

Los webs de los ayuntamientos, al menos potencialmente, pueden llegar a desplegar un
conjunto muy amplio de funciones informativas en línea.
El estudio ya citado de la UPF de 1999 sobre los webs municipales31 clasificaba su
contenido en las siguientes categorías:
1. Información general del municipio.
2. Entidades y equipamientos del municipio (ubicados en).
3. Informaciones relativas a la organización interna del ayuntamiento.
4. Funciones y servicios del ayuntamiento.
a. Internos (relativo a gestión).
b. Personales (de interés social).
c. Urbanos.
5. Dimensión institucional (información administrativa).
Partiendo de aquellos primeros análisis y de los cambios más actuales, podemos ampliar
esta primera clasificación de acuerdo con las siguientes categorías:
- Información de la acción municipal (qué hace el consistorio).
- Informaciones de interés administrativo y municipal.
- Realización de las gestiones burocráticas que implican intercambio de información.
- Informaciones que afectan directamente a las actividades de la vida municipal
(sociales, culturales, económicas).
29 El proyecto Consensus parte de la experiencia de Democràcia.web y es una iniciativa de la Fundació Jaume
Bofill con el Centre d'Estudis d'Informació Ambiental (CEIA), el Institut Català de Tecnologia y Localret con
los ayuntamientos de Cardedeu, Granollers, Mataró, Rubí, Sabadell, Sant Cugat del Vallès, Sant Feliu de
Llobregat, Terrassa y Vic.
30 Para obtener más información sobre el estado de la cuestión en Europa, véase el estudio de Cap Gemini
Ernst & Young: http://www.cgey.be/pdf/websurvey_2ndmeasurement_finalreport.pdf.
31 Estudis de Ciències Polítiques i Gestió Pública (1999): Els ajuntaments de Catalunya a Internet: un estudi
sobre les pàgines web dels ajuntaments. Barcelona: Estudis de Ciències Polítiques i Gestió Pública,
Universitat Pompeu Fabra.
26
- Otras informaciones de interés y de proximidad no directamente relacionadas con la
Administración pero de interés para la opinión pública local.
- Informaciones de carácter promocional (aquello que interesa comunicar de la
localidad).
- Estrategias de acceso a la sociedad de la información (por ejemplo, correo
electrónico).
- Información de carácter ascendente, desde el ciudadano hacia el administrador.
- Apoyo directo a la gestión (de los administradores o extranet).
Actualmente todavía son muy pocos los webs municipales que ofrecen de forma completa
todas estas funciones informativas.32 Entre estos webs, podríamos destacar ejemplos muy
pioneros, como los webs de los ayuntamientos de Barcelona o de Terrassa, entre otros, que
constituyen guías y pautas para una adaptación posterior a otros webs municipales con
menos recursos y dimensiones de los que disponen estos grandes municipios.
No obstante, también encontramos proyectos en Internet muy desarrollados en algunas
poblaciones de menos habitantes y que cumplen un número importante de funciones.33
Así, por ejemplo, el web del Ayuntamiento de Arenys (www.arenysdemar.org)34 cuenta
con las siguientes secciones:
- Ventanilla digital: trámites y gestiones por Internet (donde se pueden hacer trámites y
gestiones administrativas).
- Alcaldía (donde se pueden hacer solicitudes de boda civil).
- Hacienda y Administración (donde se puede acceder a varios niveles de información y
gestión de servicios).
- Biblioteca (donde se puede solicitar un libro).
- Urbanismo y obras (donde se encuentra toda la información de los principales trámites
y gestiones en el ámbito de urbanismo).
- Servicios (a donde se pueden enviar informes sobre desperfectos u obstáculos en la vía
pública).
- Buzón de quejas y sugerencias (para enviar a los responsables municipales las quejas
de los ciudadanos y ciudadanas).
También cabe destacar el caso de Callús (callusdigital.org.), premio nacional de Internet
2001 de la Generalitat de Catalunya, que constituye un caso emblemático dado el reducido
tamaño de aquella población (1.374 habitantes) y las grandes dimensiones y funciones
informativas de su web.
32 Carme Fonoll y Ciro Llueca (2001): «L’avaluació de webs d'ajuntament: presentació d'una eina d'anàlisi i
estat de la qüestió a les comarques de Girona». Ítem (nº. 29, 2001).
33 Carme Fonoll y Ciro Llueca, ibídem.
34 Esta web fue la ganadora del premio La Malla a la mejor iniciativa digital en los premios de la
Comunicación Local 2001.
27
4.1. ¿Ayuntamientos con web o webs con ayuntamiento?
En el estudio de la UPF de 1999 se distinguía entre webs «de ayuntamiento», cuando se
trataba de webs con información institucional y administrativa, y webs «de municipio»,
cuando se trataba de webs con información sobre los diversos aspectos (geografía,
población, historia) de la localidad.
Esta distinción se ha convertido en menos relevante porque muchos webs «de
ayuntamiento» han incorporado plenamente todos los aspectos propios de los webs «de
municipio», y han añadido además una nueva oferta informativa: la actualidad. De hecho,
uno de los principales dilemas de los webs municipales de las poblaciones mayores es
competir o no con la oferta informativa de los portales ciudadanos, cada día más
importantes.
El estudio de la UPF descubría que hasta tres cuartas partes de los webs «municipales» eran
«de municipio». Pero esta tendencia –sin que ahora podamos cuantificarlo– ha tendido a
disminuir, como consecuencia de un cambio fundamental en los sistemas de producción de
los webs municipales, que cada vez son más webs «de ayuntamiento».
Ahora la cuestión es distinguir entre ayuntamientos que «cuelgan una web» y webs que
dinamizan toda la información disponible, o generable, dentro de un ayuntamiento. Son
muchos, todavía la mayor parte, los webs municipales que se limitan a estar presentes en la
red con ofertas muy estáticas, que se parecen más a un artículo para una enciclopedia o a un
folleto promocional que a una verdadera web interactiva.
El estudio pionero de la UPF proponía analizar cuatro factores importantes para valorar los
webs municipales:
1. Contenidos del web.
2. Diseño del web (formas de accesibilidad y legibilidad).
3. Formas de gestión del web.
4. Dimensión relacional con el entorno.
Aunque el análisis se centra especialmente en el primer punto, el de los contenidos, los
otros tres factores son decisivos para evaluar estos webs y sus procesos de comunicación.
En este punto debemos hacer referencia a la cuestión de la externalización (realización
fuera de los ayuntamientos) de las principales tareas de producción y mantenimiento de los
webs.
La externalización se puede explicar en el caso número 2, de diseño de los webs, pero no en
el caso número 3, de las formas de gestión de los webs. La externalización de la gestión de
los webs municipales indica que los ayuntamientos no han llevado a cabo la reconversión ni
la adaptación a las nuevas condiciones de la sociedad de la información. Los ayuntamientos
no reconvertidos tienden a externalizar la producción y el mantenimiento de sus webs o a
mantenerlos como instrumentos estáticos de información, sin recibir todas las sinergias de
28
producción y gestión de información que se pueden derivar de un ayuntamiento
«digitalizado».
Algo parecido sucede con el punto número 4, el de «la dimensión relacional con el
entorno», porque esta dinámica sólo es posible desde la cotidianidad de una política
municipal comprometida y activa con el entorno urbano (cultura, sociedad, asociacionismo,
deporte, etc.).

4.2. El web municipal como medio de comunicación de masas

Los factores identificados para hacer el análisis de la UPF deberían completarse ahora con
un quinto factor ausente de aquel análisis: la dimensión relacional de los webs de los
ayuntamientos con el entorno mediático. Creemos que las relaciones entre los webs
municipales y los medios de comunicación del entorno tienen que constituir una pieza clave
de sus dinámicas informativas. A veces porque existe un medio de comunicación no
municipal que cubre esta información y con el que se puede colaborar, o, especialmente,
cuando existe un medio de comunicación municipal que debería orientarse sinérgicamente
hacia la producción de contenidos del web municipal.
Sin desestimar ninguna de las funciones informativas anteriores de los webs municipales, y
sin caer en el extremo de confundir el web municipal con una revista informativa local, es
necesario insistir ahora en la importancia que puede tener para estos webs aquello que
tradicionalmente se ha denominado «información de actualidad», de ámbito local.
Ya hemos indicado anteriormente que la dimensión «informativa» o «de medio de
comunicación de masas» estaba demasiado ausente del debate teórico y político sobre la
sociedad de la información, especialmente en el ámbito local.
Pues bien, esta laguna aún es mayor si se observan los webs municipales, los cuales, salvo
algunas excepciones, se encuentran en un estado de gran indecisión en cuanto a la inclusión
de la dimensión «información de actualidad» en sus contenidos.
Esta presencia informativa tiene tres niveles posibles:
a. Informaciones de carácter internacional y nacional generalista.
b. Informaciones de carácter local generalista.
c. Informaciones de carácter exclusivamente municipal (relativo a temas de
competencia municipal).
La información municipal en sentido amplio debe constituir el contenido informativo
fundamental de los webs municipales. La información de carácter internacional y nacional
generalista no parece ser la más apropiada para los webs locales, aunque la encontramos en
algunos webs como el del Ayuntamiento de Barcelona o de L’Hospitalet. La presencia de
informaciones de carácter generalista local sí parece, en cambio, más apropiada para los
webs municipales, pero su viabilidad dependerá del contexto mediático de cada localidad y
de la vinculación del web municipal con otros medios de comunicación local. Y siempre
29
teniendo en cuenta que las sinergias con los medios locales deben repercutir directamente
en la capacidad informativa del web, sin que ello signifique necesariamente una pérdida de
valor con respecto a sus funciones de gestión, de participación y de información
estrictamente administrativas y municipales.
4.3. ¿Webs municipales o portales ciudadanos?
Webs como los que acabamos de citar plantean nuevos problemas de competencia entre el
sector público y el sector privado en el nuevo escenario de la comunicación en la red.
Los webs municipales de grandes núcleos urbanos –Barcelona, L’Hospitalet, Terrassa, etc.–
entran en competencia con otras grandes ofertas interesadas, cada día más, en ocupar este
espacio Internet local. Es el caso de lo que se denomina grandes portales ciudadanos, que
son el resultado de iniciativas diversas, competitivas entre sí, de los grupos periodísticos
(Viapolis.com, creado por La Vanguardia y el Grupo Correo), de las guías comerciales
(Guies Locals de Catalunya de Enciclopèdia Catalana, ww.ciutat.net, y CiudadHoy.com de
TPI-Páginas Amarillas), de las guías de ocio (La Netro.com) o de los grandes portales o
buscadores como Terra.
Todos estos aspectos comportan un nuevo interrogante sobre las políticas de comunicación,
y especialmente sobre la misión, funciones y control democrático de todo el conjunto de
medios de comunicación, incluida Internet.
Por ello es interesante plantear, también en el ámbito local, la necesidad de constituir
consejos de la información, capaces de interpretar las múltiples funciones de la información
en la era digital y de adaptar las políticas municipales a las nuevas formas de control y de
participación democráticas.
5. Algunas conclusiones
1. Conocer la importancia del ámbito local en la sociedad de la información
El ámbito local, coincidiendo y neutralizando procesos de globalización, se manifiesta
como uno de los ámbitos más dinámicos, imprescindible, de la comunicación moderna.
En esta nueva era es necesario seguir dirigiendo el interés intelectual y político hacia la
comunicación local y la descentralización como una de las garantías del pluralismo y de
la propia democracia.
2. Políticas de comunicación y políticas de la «sociedad de la información»
Las experiencias de las primeras etapas de la era digital ponen de manifiesto la
necesidad de establecer unas nuevas políticas de comunicación, de carácter global,
plenamente integradas en las nuevas políticas de la sociedad de la información.
3. Necesidad de favorecer convergencias
En el nuevo contexto ya no tiene sentido mantener desarticuladas las iniciativas de la
política, la educación, la cultura, el bienestar social, la economía, la Administración y la
30
comunicación. La necesidad de articular todos estos factores constituirá, en el futuro, el
eje de las políticas locales. El desarrollo de una política democrática de comunicación
en la era digital debe basarse en una política de convergencia con los diversos sectores
de la sociedad.
4. Construir la memoria digital de los ámbitos locales
Centrándonos aquí en las cuestiones relativas a los contenidos, debemos destacar la
necesidad de una nueva política de convergencia (de articulación) entre las diversas
iniciativas presentes en el sector –públicas y privadas, mediáticas y no mediáticas,
nuevas y convencionales–, para crear lo que podemos denominar la «memoria digital de
los ámbitos locales».
5. Por una gestión integrada de las diversas «galaxias» de la comunicación
El análisis del sector de la comunicación local pone en evidencia la coexistencia de
diversas «galaxias» (Gutenberg, broadcasting, Internet) en la comunicación moderna.
Deben evitarse, por lo tanto, las políticas de comunicación que mantienen una gestión
independiente y separada de los diversos sectores de la comunicación: prensa, radio,
televisión, Internet, comunicación institucional, etc.
6. Misión y funciones del sector público de la comunicación
La misión y las funciones que se atribuyen a los medios públicos audiovisuales (radio y
televisión) deben ampliarse ahora a los nuevos medios de comunicación en línea
públicos, como instrumentos necesarios para:
a. Garantizar una producción informativa de interés social, y no únicamente la que
responda a los intereses y lógicas comerciales.
b. Facilitar el acceso a los servicios de información a toda la población, sin
discriminaciones.
c. Garantizar los valores de la democracia (pluralismo, acceso, identidad, debate).
d. Planificar el futuro de la sociedad de la información de forma sostenible, en
beneficio de la colectividad y no de los intereses coyunturales de las iniciativas
privadas sin responsabilidad colectiva.
7. Municipios y preservación de los espacios públicos de comunicación de proximidad
Corresponde a los municipios mantener, en la era digital, los espacios públicos de
comunicación como espacios compartidos por todas las personas de una misma
comunidad, sin discriminaciones.
8. Necesidad de integrar los medios de comunicación de masas en las estrategias
locales de la sociedad de la información
Es necesario corregir el olvido actual, o en todo caso las referencias secundarias, a los
medios de comunicación locales por los pactos parlamentarios, por el debate
municipalista y por las políticas ejecutivas de la sociedad de la información en el
ámbito local. Esta dimensión, inicialmente reconocida en el Plan Estratégico de 1999,
debería recuperarse en la próxima revisión del Plan Estratégico Cataluña en Red, en el
impulso de la Administración Abierta de Cataluña.
31
9. Facilitar la reconversión digital de los medios de comunicación locales
Los medios de comunicación locales deben tener un papel decisivo en la creación de
contenidos para las prácticas de comunicación en la era digital. Partiendo de la larga
tradición catalana en este sector, las políticas locales de comunicación deberían
concentrarse en la transición hacia la plena digitalización de los sistemas d

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada